La noche de la empresa vasca 2022
REGISTRO

El Clúster del Papel alerta de los precios de la energía, CO2, residuos y canon del agua

La pérdida de competitividad, respecto a los competidores, también se enfrenta a un proceso necesario de diversificación para posicionarse en los sustitutivos del plástico

Y el Mejor Empresario Vasco del Año 2021 es...
REGISTRO
Jesús Galindo
San Sebastián
June 15, 2021

Las empresas integrantes del Clúster del Papel de Euskadi, tanto productores como fabricantes de bienes de equipo, se enfrentaron a un 2020 muy exigente. Sus ventas retrocedieron un 10 por ciento, hasta 1.079 millones de euros, y la captación de nuevos pedidos escaseó. Estas circunstancias, además, se vieron agravadas en los últimos meses con la escalada de los precios de las materias primas y de los suministros energéticos, así como con alzas en el canon del agua y nueva normativa sobre valorización de residuos, que consideran dañan a unos grupos empresariales que “llevan años demostrando un gran compromiso medioambiental y que menoscaban la competitividad del sector”.

Los responsables del Clúster destacaron que la reducción del negocio por segundo año consecutivo no frenó la apuesta inversora: “las empresas asociadas mantuvieron buena parte de sus programas de inversión, con el desembolso de 95 millones de euros en mejorar la capacidad de producción y la eficiencia energética, aumentar la gama de productos y la competitividad y reducir el impacto medioambiental”. A este desafío innovador y tecnológico, añaden la presentación de proyectos de inversión presupuestados en 120 millones de euros en las distintas manifestaciones de interés convocadas por las administraciones central y autonómica, vinculadas a los programas de recuperación europeos: “Los planes -como señalan desde el Clúster- se centrarán en las áreas de descarbonización, eficiencia energética, economía circular, productividad, eficiencia de procesos, crecimiento y diversificación”.

Precisamente, el balanceo de la oferta a nuevos segmentos de negocio aparece como clave en el ciclo actual. Los datos del Clúster indican que, desde el año 2000, la producción de papel y cartón creció un 33 por ciento, pero con la particularidad de que los papeles gráficos redujeron su cuota mundial en la producción del 43 al 27 por ciento, mientras que los productos vinculados al embalaje, packaging y sustitutivos del plástico avanzaron del 49 al 63 por ciento. Estos cambios en la demanda guían los pasos de la innovación y la diversificación hacia los papeles especiales, nonwovens dispersables y biodegradables y otros productos biodegradables sustitutivos del plástico. Desde el Clúster señalan que, en este escenario, algunos pasos normativos pueden dañar la competitividad, por lo que piden que se valore es fuerzo realizado por el sector en el campo medioambiental en las últimas décadas y su apuesta por la circularidad. Por ejemplo, para las exigencias del Plan de Reducción y Gestión de Residuos de Euskadi 2030, en los aspectos de vertederos, vertido 0 y canon de vertido, piden que se tengan en cuenta que “no todos los vertidos son técnicamente valorizables y que no se puede asegurar la valorización completa de aquellos que son valorizables. Un enfoque erróneo podría colapsar el proceso productivo papelero”.

También piden que en el canon de vertido se contemplen medidas adoptadas por otras autonomías, como las inversiones previstas en valorización y el eventual aumento de coste de la valorización externa. En el caso del canon del agua, destacan que desde 2005, han reducido un 22 por ciento el volumen de agua empleada por tonelada fabricada. Este esfuerzo, aseguran, “no se verá reconocido en la modificación de la tarificación de Lakua a partir del 1 de enero de 2022, lo que supondrá cuadruplicar este coste, al tiempo que no se primará a las empresas que realizan esfuerzos en la mejora de la gestión del agua, respecto a las que no lo hacen. Esta situación, además, se agrava por las alzas en el papel recuperado (+55%); la pasta de papel, entre el 39 y el 52 por ciento; la energía eléctrica, un 37 por ciento desde diciembre; el gas natural, con subida de más del 100 por ciento desde enero de 2020; o los derechos de emisión de CO2, más del 90 por ciento. Todas estas circunstancias merman la competitividad respecto a los países competidores con una energía eléctrica más barata.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.