Todo un golpe

El fútbol se había acostumbrado a sacrificar el equilibrio financiero por el resultado.

This is some text inside of a div block.
Antxon Pérez de Calleja
Colaborador
6/7/2022

Uno de los sectores más afectados por la pandemia ha sido el del ocio, y entre ellos el fútbol. Los expertos calculan unas pérdidas de unos 1.000 millones lo que para un conjunto de clubs tan tensionado financieramente hablando como los de primera y segunda división representa todo un golpe. Los más afectados han sido los que tenían mayor presupuesto, como el Real Madrid y el Barcelona. Pero los demás también se habían acostumbrado a sacrificar el equilibrio financiero en aras al resultado deportivo, una idea que comparten directivas poco profesionales y aficiones que no conocen otra lógica que la de ganar como sea. Lo que elevó el coste de los jugadores hasta una media del 70% de sus presupuestos.

Todos los equipos se han visto obligados a revisar sus planteamientos. Real Madrid y Barcelona han dejado de fichar jugadores y han expulsado una parte de la plantilla. Por descontado, saben perfectamente que los fichajes de relumbrón están fuera de su alcance. Siguen siendo los mejores equipos españoles pero ya no son los mejores del continente. La Champions ha dejado de ser un paseo militar y empiezan a recibir goleadas deshonrosas. Por cierto, a los italianos les va a pasar lo mismo y por la misma razón: una decadencia económica imparable. El paralelismo del futbol con la economía es obvio. De hecho, no dejaba de ser una anomalía que equipos españoles ganasen una y otra vez a equipos alemanes o ingleses, cuyas economías nos sacan muchas leguas.

Como resulta imposible convencer a los españoles de que nuestra economía está en una situación crítica, tal vez lo descubran por sí mismos cuando vean cómo se deterioran los resultados de sus equipos del alma, en paralelo con sus presupuestos. Todo un motivo de reflexión.

Antxon Pérez de Calleja

Economista guipuzcoano (Zarautz, 1943 - Bilbao, 2023). Director de la División Empresarial de la Caja Laboral Popular; autor de Informe diagnóstico sobre la economía vasca (1982), dirigió la política empresarial de las cooperativas. Posteriormente se instaló en un caserío donde se dedicó a la cría de oveja y producción de queso, con los objetivos de la mejora de la oveja latxa y la creación de la denominación de origen Idiazabal. Constituido el 15 de abril de 1987 el Consejo Regulador de la Denominación de Origen «Queso de Idiazabal», fue su primer presidente.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.