Una sola voz

Comisión y Alto Representante son quienes mediante una Comunicación buscan que la UE hable con una sola voz.

Ya antes de la crisis financiera, nuestro mundo globalizado daba muestras de carecer de instituciones internacionales con capacidad para hacer frente a los grandes retos económicos, políticos, financieros, climáticos, migratorios y ahora sanitarios. En ese contexto emergió el trumpismo con la propuesta de un bilateralismo entre grandes poderes y su práctico boicot e incluso abandono de organizaciones multilaterales como la OMC, la OMS y el Acuerdo de Paris. En esa lógica China y la UE fueron objeto de una guerra arancelaria y de cuotas de importación, por parte de la administración USA, lo que sembró una gran incertidumbre en el comercio mundial.

El coronavirus ha corroborado la necesidad de la colaboración global, pero también ha advertido a los países de la necesidad de disponer de capacidad industrial propia, lo que podría retroalimentar algunos nacionalismos incipientes. En este contexto, la llegada de J. Biden y su proclamado multilateralismo han inducido a la UE a lanzar una propuesta de multilateralismo basado en reglas. Han sido la Comisión y el Alto Representante quienes mediante una Comunicación al Parlamento Europeo han desarrollado un proyecto que pretende que la UE hable con una sola voz y haga valer su peso en los organismos multilaterales. La UE es la primera potencia comercial y sus países son los mayores contribuyentes de la ONU, FMI y el BM, a los que aportan más de un 25% de sus recursos. Hacer valer su peso común cambiaría su capacidad de influir en la reforma y los contenidos de la acción de dichos organismos, dando paso a un nuevo multilateralismo. Particularmente la OMC necesita de una urgente activación de su órgano de resolución de conflictos, y de una solución a las subvenciones encubiertas a las empresas chinas. La Comunicación diseña toda una estrategia de defensa de los valores democráticos y del Estado de Derecho y propone establecer unas alianzas preferentes con los países que defienden dichos valores, en un mundo multipolar en el cual China y Rusia tienen una creciente influencia. Como siempre en la UE hay un primer escollo interno que resolver, los intereses par

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.