La noche de la empresa vasca 2022
REGISTRO

Una historia

¿La verdad importa? ¿Qué es la verdad? ¿Quién me la cuenta? ¿Hay que prestar atención para reconocerla?

Y el Mejor Empresario Vasco del Año 2021 es...
REGISTRO
Jesús Galindo
1/6/2020

La originalidad resulta cada vez más difícil. La forma adorna ya esta virtud más que el contenido. Nada extraño porque siempre la recreación, el préstamo intelectual, ha simplificado el trabajo de los autores. Esta circunstancia que anima y alimenta la mecanización -¡sí, el mundo de las ideas también se automatiza!- se extiende como la carcoma en busca de mensajes esenciales y sencillos que estimulen la inquebrantable pereza humana. Este mundo público de originalidades repetidas se refrenda a diario en los guiones de los seriales. En estos días, dos personajes distintos me han contado lo mismo, y no descarto que antes otros lo declamaran y, sobre todo, lo escribiesen en papel. No importa. Su argumento, sobre todo, es una lección intemporal sobre la condición e integridad humana y la búsqueda de la verdad.

Los guionistas pusieron palabras iguales en dos abogados defensores de las series ‘El pueblo contra O. J. Simpson’ y ‘The good fight’. Explican ambos de qué va su mundo, y lo resumo: No importan los hechos, ni las pruebas. Ante el Jurado hay que armar y contar una historia, un relato que emocione a los doce hombres sin piedad y difumine con sombras y dudas la aburrida realidad. El que quiera ejercer de abogado en Estados Unidos o de político en España, o en cualquier otro lugar del mundo, no debe olvidar esta lección. La estrella del fútbol americano y de la televisión salvó el pellejo por el racismo que habían sufrido otras personas de color, arma utilizada con habilidad por el abogado y líder de los derechos de los negros Johnny Cochran. Un juicio de 134 días se resolvió en unos minutos de deliberación con el “no culpable” del Jurado. Esta magna recreación de la vida resuelta en una corta hilera de fotogramas supone toda una tesis para la reflexión sobre nuestro papel de Jurados en la vida, en la sociedad, en las empresas. ¿Somos así todos? ¿Somos conscientes de que se recrean relatos, historias, que en esencia son la misma siempre y que valen para todos los juicios?

La originalidad, ya lo he comentado, es escasa en el mundo, lo que no impide que haya gente -mucha- capaz, ante cualquier situación, de contar la misma historia con éxito.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.