Duelo en ‘Cebek Corral’

Josu Jon Imaz (Petronor) y Armando Martínez (Iberdrola) protagonizan la jornada empresarial con visiones coincidentes y encontradas sobre la transición energética

Los protagonistas del Encuentro Empresarial de Cebek.
CEBEK
Jesús Galindo
Bilbao
15/5/2022

Cebek propuso, para su Encuentro Empresarial, una reflexión sobre “cómo afrontamos las empresas las nuevas dificultades y retos presentes y futuros”. Sus ponentes: Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol; Armando Martínez, director general de negocio de Grupo Iberdrola; y Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico, asumieron el desafío. Especialmente los dos primeros que, con puño de hierro en guante de seda, demostraron que estaban de acuerdo en todo: “la transición energética es necesaria”, pero que no coincidían en nada: “hay que repensarla -repitió Imaz-”, “hay que acelerarla -insistió Martínez-”.

El duelo en ‘Cebek Corral’ se convirtió en un tiroteo de argumentos.

Imaz: “La transición es necesaria pero debe repensarse”

Josu Jon Imaz desenfundó rápido: “La transición es necesaria pero no es inteligente. Ha impactado en la industria y los consumidores. Hay que repensarla. Se ha olvidado de la seguridad de suministro y de la competitividad y solo ha tenido en cuenta la sostenibilidad”.

Armando Martínez aguantó firme su turno: “El mundo necesita ser más limpio. Hay un problema serio de cambio climático. La electrificación es la alternativa a la descarbonización, como señala la Agencia Internacional de la Energía. No podemos perder el tiempo. Estados Unidos y China han ganado la transición digital a Europa. La transición energética no la podemos perder. Tenemos tecnología para dar el salto, y el negocio renovable es sustentable. Hay que acelerar la transición”.

Imaz ajustó la mira y aguantó la respiración: “Coincido en la descarbonización. Repsol en 2021 protagonizó el 20 por ciento de la inversión eólica en España y somos líderes, con Ibil, en la recarga eléctrica o en los biocombustibles. Pero miro resultados, no discursos. El ‘mix’ creado es caro y el consumidor no lo puede pagar. Encima, Europa no reduce las emisiones de CO2. No se está haciendo bien y energéticamente, además, somos más dependientes de terceros”.

El meollo de la tarifa eléctrica

El responsable de Iberdrola no eludió acortar distancias: “El problema es la tarifa eléctrica regulada y la desinformación, no la electrificación. Por esa razón, en Europa no tienen el problema de España. Se van a tomar medidas, espero que dimensionadas al problema. ¡No sabemos qué van a aprobar! El fallo reside en una tarifa mal diseñada. Hemos realizado propuestas para modificarla, con un cambio mínimo, que la reduciría en un 30 por ciento. El problema de las personas vulnerables, cuya recibo está ligado al pool, se arregla con un gasto de 300 millones de euros, que puede salir de los más de 4.000 obtenidos por el Estado con los derechos de CO2. Este es un problema social, no estructural, ni de la transición. En el caso de los electrointensivos, se trata de planificar a más largo plazo. Contratos a tres o cuatro años con una fiscalidad favorable”. Ahora vivimos “un problema de incertidumbre que afecta a la inversión”.

Martínez: “El problema es la tarifa, no la electrificación”

Armando Martínez también guardó una bala para “otro mantra que se achaca a las renovables. El que se retribuyen al precio del pool. El 80 por ciento de esa generación está firmada de forma bilateral. No pasa por el pool y no tiene nada que ver con el gas”.

Miedo al próximo invierno

El directivo de Repsol se apuntó a la necesidad de “estabilidad”, pero aseguró que “España, en el mundo, está en un lugar de cabeza en estabilidad y seguridad júridica”. En sus reflexiones detalló que “la transición durará décadas y que necesita del petróleo para no tener un problema de competitividad, lo mismo que las renovables necesitarán el gas como respaldo”. Pidió “humildad”, porque “los pronósticos de hace treinta años no hubieran dado una sobre lo que ocurre hoy”; “neutralidad tecnológica. La ideología no puede ir por delante de la tecnología”; y denunció “los errores estratégicos de Europa. Estoy muy preocupado por el próximo invierno. No hay capacidad para reemplazar los 150 Bcm rusos. Puede tener un impacto dramático”.

Las balas en la recámara sirvieron para que Imaz animase a aprovechar la eficiencia energética y la digitalización para “optimizar y reducir los consumos energéticos”; y para que Martínez pidiera dibujar una hoja de ruta clara, que fije “dónde queremos llegar” y que debe servir para traccionar de la industria local: “está el ejemplo de Estados Unidos, que ha puesto aranceles para defender su economía”.

Arantxa Tapia: no olvidar a la industria

La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, insistió en la necesidad de que las transiciones se alineen con nuestra industria: “No vamos a ser Silicon Valley, pero necesitamos competitividad e integrar las variables del ecodiseño, el software, la industria 4.0, la sosteniblidad (...) Aunque la situación es compleja, las empresas tienen ganas de invertir. Hemos lanzado un programa de transformación dotado con 20 millones que hemos ampliado a 52, aunque hubiéramos necesitado 70 para atender los 700 millones recogidos en los 200 planes presentados”.

Arantxa Tapia
Arantxa Tapia, Gobierno Vasco.

Tapia incidió en que “hay esperanza y base para continuar y crecer. ¡No sé qué invento es ese de la autocomplacencia! Si un resultado está bien, está bien. ¿Es mejorable?, sí. Pero eso no es autocomplacencia”.

Tapia: "¡Qué invento es la autocomplacencia! Algo que esté bien puede mejorarse, sí; pero eso no es autocomplacencia"

La presidenta de Cebek, Carolina Pérez Toledo, en su intervención, incidió en el tema al manifestar que “hemos perdido cierta competitividad, pero seguimos siendo atractivos para la inversión”. Para asegurar el avance, señaló que “promover la actividad empresarial y apoyar a las empresas en su flexibilidad, significa más empleo”. Valoración que remachó al denunciar “el debate perverso y simplista sobre fiscalidad”, por lo que pidió “una reflexión sobre el modelo fiscal deseable y posible que no lastre nuestro futuro, aumentando más y más nuestra deuda para las siguientes generaciones. No nos dejemos arrastrar por las tres ‘pes’ imperantes: populismo, polarización y postverdad”.

Las empresas necesitan liquidez y flexibilidad organizativa para atender los picos de actividad

Casi la mitad de las empresas vizcaínas considera que el encarecimiento de los costes productivos, la ausencia de suministros, productos y materiales como consecuencia de la huelga afectará a su cifra de negocio de 2022, en relación a sus estimaciones iniciales. Esta es una de las principales conclusiones de la encuesta empresarial realizada por Cebek a un total de 382 empresas y presentada con motivo de la celebración de la Asamblea General de la Confederación Empresarial de Bizkaia.

Impacto industrial

Durante la presentación del informe, la presidenta de Cebek, Carolina Pérez Toledo, subrayó que la industria, especialmente las pymes, está acusando de manera más importante los efectos del encarecimiento de la energía y las materias primas, lo que ha provocado importantes descensos de la rentabilidad en el primer trimestre del año para el 76 por ciento de las mismas.

Carolina Pérez Toledo, CEBEK.
Carolina Pérez Toledo, CEBEK.

Ante esta situación, el secretario general de Cebek, Francisco Javier Azpiazu, reiteró la importancia de que las empresas cuenten con liquidez suficiente para adoptar decisiones, y flexibilidad organizativa para poder dar respuesta a los picos de actividad. Según las conclusiones del informe, el 43 por ciento de las empresas reconoce que el plazo esperado para recuperar los niveles precovid sigue alargándose y en la actualidad es de más de un año.

Pérez: "El debate sobre fiscalidad es simplista. Hay que hacer una reflexión sobre el modelo deseable y posible"

Cerca de la mitad creen que su nivel de pedidos es normal y el 14 por ciento muy alto, pero asciende al 36 por ciento el porcentaje de empresas que lo consideran débil o muy débil, viéndose obligadas a disminuir la utilización de la capacidad productiva en el primer trimestre del año.

Aún así, el 80 por ciento de las empresas ha incrementado los salarios en 2022, aunque el 92 por ciento apunta a un pacto de rentas para poder sobrellevar los costes productivos.

Cebek espera crecer un 4,5%

Para el 30 por ciento de las empresas, la coyuntura vizcaína es buena pero el 63 por ciento opina que es regular. Los analistas económicos y los gobiernos siguen corrigiendo sus previsiones, y ya han reducido sus expectativas de crecimiento y creación de empleo para este año y el próximo 2023. Según las estimaciones de Cebek, la economía del territorio podría crecer un 4,5 por ciento, en la medida que vaya evolucionando la situación en los diferentes frentes.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.