Vizcaína Balear suma flota

El armador bilbaíno refuerza la posición de Astilleros Murueta con el pedido de dos cargueros de propulsión diésel-eléctrica

Remolcador de Ibaizabal construido por Astilleros Murueta.
ASTILLEROS MURUETA

Foto:

Jesús Galindo
Bilbao
1/3/2022

La actividad comercial de los principales astilleros vascos se cerró con la captación de siete unidades en 2021. Zamakona Yards sumó cinco buques y Astilleros Murueta, dos. En el origen de estos contratos, solo aparece un armador vasco: Vizcaína Balear de Navegación, filial de Naviera Murueta, que encargó la construcción de dos buques de carga seca a Astilleros Murueta en el último trimestre del año. Esta operación asegurará la actividad en las gradas de Erandio para los próximos trimestres.

Las unidades asignadas por Vizcaína Balear estarán especializadas en carga general y contarán con 5.644 CGTs cada una, en línea con los pedidos generados por el grupo para el naval vasco en los últimos años. Como referencia, en 2008, Naviera Murueta invirtió en los buques Albia y Anzoras, con 5.658 CGTs unitarios; y Vizcaína Balear en las unidades Muros y Meda.

Por su parte, el armador Urola Shipping, propiedad de Astilleros Balenciaga, completó hace cinco años la construcción de los barcos: Telmo y Deun, con 5.746 CGTs cada uno, en las gradas de la empresa de Zumaia.

100 metros de eslora

Los cargueros que construirá Astilleros Murueta, de esta manera, contarán con casi 100 metros de eslora, más de 15 metros de manga y una capacidad de carga superior a 7.500 m3. Entre las novedades de las futuras unidades destaca su propulsión de última generación diésel-eléctrica. La entrada de este pedido ha supuesto un impulso a la actividad de Astilleros Murueta, al dar el relevo en las secciones de fabricación a los otros dos barcos en cartera, que se entregarán este mismo año y en la primera parte de 2023.

Las unidades en las últimas fases de construcción son un buque de suministro de combustible de propulsión híbrida, que construye para Mureloil, participada al 100 por ciento por Naviera Murueta; y el buque congelador factoría para el armador groenlandés Qaleralik, que estará destinado especialmente a la pesca de la gamba y que se botó el pasado mes de enero.

Por último, destacar que estas empresas armadoras y los astilleros no tienen relación corporativa, aunque algunos accionistas pueden coincidir sus respectivos capitales sociales. Así, Murueta Corporación Naval es propietaria del 100 por ciento de Astilleros Murueta, mientras que N Murueta es la propietaria al 100 por ciento de Naviera Murueta, que detenta participaciones del 100 por ciento en Mureloil y del 50 por ciento en Vizcaina Balear de Navegación.

Por lo que se refiere al grupo Zamakona, la actividad comercial en 2021 se saldó con la captación de cinco buques. Destaca por su volumen el pedido de dos atuneros congeladores para el armador Al Wusta Fisheries Industries, de Omán, contrato que ha deparado la reapertura de la grada del grupo en el Puerto de Pasaia, en la que ya se ha colocado la quilla de la primera de las unidades. Las otras unidades tendrán por destino los armadores Fiskabas (pelágico de 70 metros de eslora, que deberá entregar en 2024), Salvamento Marítimo (unidad de remolque y salvamento 2.0) e Intership (segundo barco para transporte de salmón vivo).

En lo concerniente a la actividad de los astilleros nacionales privados, el ejercicio 2021 deparó la captación de nuevos contratos en Armón (seis unidades y 11.048 CGTs), Armón Vigo (tres buques y 9.637 CGTs), Armón Gijón (un barco de 5.375 CGTs), Gondán (dos para eólica offshore con Edda Wind con 22,314 CGTs), Freire (tres unidades con 20.508 CGTs) y Nodosa (un barco de 3.656 CGTs), a los que se deben sumar las siete unidades de Murueta y Zamakona. Entre las noticias negativas sobresale la entrada en liquidación del astillero vigués Barreras el pasado mes de enero y que refleja la duras condiciones que desde hace décadas soporta esta actividad industrial en España. Este deterioro ha concentrado la construcción naval en Galicia, Asturias y País Vasco, que se reparten de forma similar la cartera en 2021. Los gallegos con el 33 por ciento, los asturianos con el 30 por ciento y los vascos con el 37 restante.

La cartera vasca continúa al alza

La recuperación del mercado de construcción naval vasco marcó un nuevo avance en 2021. Los pedidos captados en el ejercicio sumaron siete unidades, una más que en 2020 y dos más que en 2019. La recuperación también se trasladó a la cartera de pedidos, con lo que se alargó el horizonte de actividad en las gradas. Las unidades en el libro de pedidos ascendieron a 15 barcos al cierre de 2021, claramente por encima de las 13 de 2020 y las 10 de 2019. En el caso del sector en España, las unidades captadas fueron 23, repartidas en 14 mercantes y 9 pesqueros. Este resultado fue también superior en su número a 2020, en el que contrataron 18 barcos (11 mercantes y 7 pesqueros). Este volumen permitió sostener la cartera de pedidos en 45 unidades (44 en 2020); si bien en CGTs se produjo un recorte significativo de 355.771 en 2020 a 291.274 en 2021. La mengua de la cartera coincidió con el crecimiento del Índice de Actividad, que pasó de 100.884 CGTs en 2020 a 57.438 en 2021.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.