Iberdrola solo piensa en sumar más renovables

Los mecanismos europeos de apoyo al hidrógeno verde haría posible el objetivo de 10 millones de toneladas/año en 2030

Traslado de plataformas eólicas marinas para el parque de Saint Brieuc de Iberdrola.
IBERDROLA

Foto:

Jesús Galindo
Bilbao
1/7/2022

La información de Iberdrola a los accionistas, con motivo de la Junta General, recoge con detalle los planes del grupo para consolidar su posición de referencia mundial en la transición energética. La carta de Galán resume la acción en sostener “una estrategia para mejora la seguridad en el suministro energético, la autosuficiencia y la reducción de emisiones”, que se reflejará, “en los próximos años, en la aceleración de nuestras inversiones en redes inteligentes y energía limpia, liderando el desarrollo de hidrógeno verde”. El presidente de Iberdrola sí reconoce que los objetivos en la transición energética, fijados por la administraciones y por la propia compañía, necesitan de “marcos regulatorios estables e incentivos acordes que atraigan las cuantiosas inversiones requeridas”.

Más de 55.000 millones hasta 2025

Por ejemplo, el Plan 2020-2030 de Iberdrola contempla el desembolso de 150.000 millones de euros, de los que más de 55.000 millones de euros se prevén ejecutar en el periodo 2022-2025, si el ritmo de aprobación de proyectos lo permite. Como subrayó el presidente del Grupo ante la Junta, “nuestros tres parques de eólica offshore aportarán 600 millones de euros al ‘ebitda’ este año”, pero en cartera disponen de seis proyectos (dos en Alemania, tres en Estados Unidos y uno en Francia) y la previsión de invertir “10.000 millones de euros en los próximos tres o cuatro años”.

Al offshore eólico destinará 10.000 millones en 3 o 4 años

Estas partidas se incrementarán en otros 4.000 millones si tienen éxito en las licitaciones de nueva potencia en Reino Unido, en Japón y en Taiwán.

Otro importante foco de inversiones se ha fijado en el emergente sector del hidrógeno verde. Tras el éxito en la inauguración de la mayor planta europea en Puertollano, para dar servicio a Fertiberia, Galán destacó que “un 20 por ciento de la economía no se puede electrificar”, pero sí descarbonizar a través del hidrógeno verde producido con electrolizadores alimentados por energía renovable: “Esta es un negocio en el que trabajamos desde hace años” y en el que contamos con planes para instalar “600 megavatios operativos para 2025”, que conllevarán “3.000 millones de euros de inversión en Europa y América”. En este segmento destacó que el plan europeo de “alcanzar una producción de 10 millones de toneladas/año de hidrógeno verde en 2030”, se puede alcanzar “si se establecen los mecanismos de apoyo a la inversión”.

Planes y resultados

La transformación de Iberdrola, en unos años de gran intensidad inversora, se ha acompasado con un recorte de la deuda neta sobre ‘ebitda’ de 4,49 veces en 2017 a 3,200 en 2021; mientras que en 2021 el flujo de caja operativo se elevó a 8.893 millones de euros y el ‘ebitda’ a 12.006 millones con avances anuales del 8,5 y 13,2 por ciento, respectivamente. Como se comprueba en el cuadro adjunto de Iberdrola, en los últimos cuatro años, el beneficio (+39%) y el ‘ebitda’ (+64%) superaron de largo al repunte de las ventas (+24%) y de la producción neta (+19%). En esta evolución resultó clave su posicionamiento industrial en las renovables y su expansión internacional. Por ese motivo, la compañía orienta toda su planificación a la aceleración del flujo de inversiones, con las renovables absorbiendo el 51 por ciento de los planes orgánicos y las redes el 40 por ciento. Esta actuación les acercará al objetivo de los 60 GW de potencia renovable instalada en 2025 y los 95 GW a 2050. En cuanto a las emisiones directas, tras la baja de un 70 por ciento entre 2000 y 2021, en el que alcanzaron la cota de 60gCO2/kWh en Europa y 96 en el mundo, su compromiso es bajar a 50 gramos en el mundo en 2030, por lo que ha renunciado a construir centrales térmicas, al margen de las que están en curso (México).

Galán une el avance en las renovables al incremento del dividendo para los accionistas

El presidente de Iberdrola, Ignacio S. Galán, comenzó su intervención en la Junta de Accionistas, celebrada en Bilbao el pasado 17 de junio, destacando que 2021 fue un año de récords para la compañía: “Las inversiones crecieron a mayor ritmo que el previsto” y alcanzaron 9.940 millones de euros, lo que “supone un 3 por ciento más que en 2020”. El establecimiento de nuevas marcas anuales se extendió a “las ventas, 39.114 millones de euros, que crecieron un 18 por ciento; al ‘ebitda, que fue de 12.006 millones y creció un 19 por ciento sobre 2020; y al beneficio, que con 3.855 millones se incrementó un 8 por ciento en el año”. Una evolución que ha llevado a Iberdrola a convertirse en “la primera eléctrica europea y la cuarta del mundo por capitalización ”. La tendencia alcista del resultado se trasladó a la retribución a los accionistas a través del “dividendo complementario (0,26 euros) y el de involucración” por asistencia a la Junta, que supusieron un aumento de la derrama superior “al 5 por ciento respecto al año anterior”.

Beneficio al alza en 2022

El presidente de Iberdrola anticipó que el plan del grupo contempla “invertir más y crecer más”, sin que afecte a la generación de excedente: “Mantenemos nuestras previsiones de beneficio para este año de entre 4.000 y 4.200 millones de euros, y del dividendo en la misma proporción. Las grandes inversiones nos llevan a seguir creciendo en las previsiones de resultados y de dividendos”. En este escenario de transición, Galán puso en valor el diferencial de “nuestros veinte años de experiencia en la descarbonización y el incremento de la autosuficiencia energética”. Una circunstancia que “es una ventaja clara” de cara a la aplicación del Pacto Verde europeo. Como principales pilares, el presidente de Iberdrola puso en primer lugar “la disposición de un equipo experimentado en el desarrollo de proyectos renovables, la diversificación geográfica, con un tercio de los ingresos en euros, un 25 por ciento en dólares USA y un 20 por ciento en libras esterlinas”, así como una gran solvencia con “un 80 por ciento de la deuda a tipo fijo y una vida media de seis años”. Temas capitales para poder ejecutar las inversiones previstas por más de 130.000 millones entre 2022 y 2030.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.