Jerga innovadora

Te adelanto en rigurosa primicia alguna de estas flores que crecerán en nuestro jardín, y que la CE va a anunciar a bombo y platillo

This is some text inside of a div block.
Guillermo Dorronsoro
Management Board Advisor en ZABALA Innovation Consulting. Profesor Gestión de la Innovación - Economía, Empresa y Estrategia en Deusto Business School.
6/7/2022

Esto de la competitividad, la innovación o la I+D+i, tiene sus gurús y sus modas terminológicas. En el fondo, casi siempre se acaba en las mismas cosas, aunque para no aburrir se les vaya cambiando de nombres. Los que peinamos canas nos acordamos de hace varias décadas, cuando nos explicaban el “diamante” competitivo de Michael Porter, y que lo importante era que los diferentes elementos integrantes de la “cadena de valor” se juntasen en un “cluster”.

Estos últimos años, la Comisión Europea ha puesto de moda la S3 “Smart Specialization Strategy” o “Estrategia de Especialización Inteligente”, que ahora en muchas regiones ha mutado en S4, sumando la Sostenibilidad. Viene también con su jerga de siglas y palabras inglesas que traducimos como podemos o dejamos en inglés, que siempre les da un toque de sofisticación: “proceso de descubrimiento emprendedor”, “condiciones habilitantes”, “gobernanza participativa”… Un festival, al que los fondos “Next Generation” han sumado los misteriosos y exóticos PERTEs, y Mariana Mazzucato ha sumado las “Misiones”.

Te cuento esto porque, dentro de poco, cuando oigamos PRI no pensaremos en el “Partido Revolucionario Institucional” mexicano, sino en los “Partnerships for Regional Innovation”, y es que la Comisión Europea quiere dar otra vuelta de tuerca a las políticas de innovación, así que los próximos años nos va a sorprender con nuevas palabras mágicas. Te adelanto en rigurosa primicia alguna de estas flores que crecerán en nuestro jardín, y que la Comisión va a anunciar a bombo y platillo el 5 de julio, en un evento para desvelar los cinco pilares o “flagships” de su nueva estrategia para recuperar posiciones en la carrera tecnológica global.

El primer pilar va de experimentar cosas nuevas, y las palabras mágicas son “sand box” y “test beds for technologies”. Antes hablábamos de laboratorios o plantas piloto para referirnos a las infraestructuras para experimentar nuevas tecnologías, pero ahora lo “in” es hablar de estas “cajas de arena”. Se supone que parte las tiene que construir los organismos reguladores (“regulatory sandboxes”), así que vendrán con complejísimos libros de instrucciones…

El segundo pilar será el de los PRIs (Partnerships for Regional Innovation). Van a dedicar 400 M para que los ecosistemas de innovación funcionen mejor, así que oiremos hablar de ellos. La explicación que avanzan es que van a conectar el ecosistema regional con el de los estados y con el europeo. Como la colaboración interinstitucional entre los diferentes niveles de la Administración suele funcionar de maravilla, seguro que es un gran éxito.

El tercer pilar es para “scale up” las “start ups”. Todo muy “up” y con una sigla evocadora: DEBRA (debt-equity bias reduction allowance) que tiene que ver creo con bajar impuestos a las empresas que inviertan en emprendimiento.

El cuarto pilar no es muy novedoso. Se llama “talento”, y me temo que seguirá siendo un bien escaso (al menos, entre los que definen estas nuevas políticas de innovación).

Y me queda el quinto, que definirá nuevos indicadores para medir el desempeño innovador y los progresos en “deep tech” de las regiones. Teníamos antes un indicador (inversión en I+D en relación con el PIB), y Europa se marcó en el año 2000 el objetivo de llegar al 3% en 2010. Nos quedamos en el 2% y por eso nos volvimos a marcar el mismo objetivo (3%) en la Estrategia 2020. Como seguimos clavados en el 2%, y China ya nos ha adelantado por la izquierda, creo que vamos a cambiar el indicador. Es una pena, porque llegar al 3% en 2030 hubiese tenido cierta rima, y la sensación de “déjà vu” hubiese sido interesante.

En fin, no sé si se me ha notado en estas líneas que tengo un cierto cansancio ante esta necesidad de buscar nuevas siglas y palabras para ideas que son sencillas y que no han cambiado tanto desde que tengo memoria: Tenemos que invertir más en conocimiento y en personas, tenemos que trabajar juntos lo público y lo privado, y tenemos que apostar más por las tecnologías de futuro, procurando acertar al recorrer el camino que las lleve al mercado. Europa tiene un gran reto ante la competencia de Estados Unidos, Japón y China, y tenemos que espabilar, y no perdernos en jergas…

Guillermo Dorronsoro

Doctor en Ingeniería Industrial e Ingeniería Mecánica. Al frente de Innobasque participó en la transformación del sistema de ciencia y tecnología de Euskadi.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.