Efectos adversos

BBVA Research ralentiza el crecimiento en las CC.AA. industriales

This is some text inside of a div block.
Vicky López
Redactora de Empresa XXI
4/5/2022

Las cosas no evolucionan bien para la economía vasca. A finales de 2023, “todas las comunidades, excepto las insulares, Asturias y el País Vasco podrían haber recuperado el nivel de PIB de 2019”. Es el vaticinio lanzado por BBVA Research esta última semana. Casi al tiempo que el avance del Eustat apuntaba a un alza del PIB vasco del 5,7 por ciento en el primer trimestre del año respecto al mismo periodo de 2021. Pero solo un 1 por ciento más que en el último trimestre de ese año. Evidencias de un avance en la desaceleración de la economía vasca.
Efectivamente, y tal como ha constatado el servicio de estudios de BBVA, la guerra de Ucrania seguirá ejerciendo un impacto significativo en el crecimiento. Un conflicto que se añade a la ya larga lista de efectos adversos, impidiendo una salida a flote tras la pandemia, que se espera desde finales del año pasado. El alza de la inflación, los persistentes problemas de suministro y, por supuesto, el coste de la energía pesan como una losa en las cuentas de resultados de las empresas. De todas, pero más de las industriales. A pesar del ‘logro’ anunciado, también en la última semana, por el Gobierno de España ante la Unión Europea para bajar el precio de la luz.
En definitiva, una batería de condicionantes que ha provocado una nueva revisión de las previsiones económicas de los servicios de análisis. Una de las más recientes, la del Observatorio Regional del segundo trimestre de 2022 de BBVA Research. Según sus últimas previsiones las comunidades autónomas mantendrán un crecimiento elevado en 2022 y 2023, aunque menor que el previsto hace unos meses, como consecuencia de la invasión a Ucrania. El mayor impacto será por el incremento del precio del petróleo, lo que afectará principalmente a la industria, el sector agroalimentario y la construcción. Por lo que la corrección es mayor en las comunidades del norte y centro de España, excepto Madrid, por el mayor efecto del aumento del coste de la energía. Mientras que en las comunidades más favorecidas por su atractivo turístico, la rebaja en la revisión del PIB previsto para este año y siguiente es menor. Así, aunque las estimaciones de crecimiento se mantienen en positivo en todas las comunidades para 2022 y 2023, en algunas como Castilla-La Mancha, Aragón, La Rioja, Navarra, Galicia, Cantabria, Castilla y León, Asturias y País Vasco son inferiores a la media de España que se sitúa en el 3,3 por ciento en 2023.

Pros y contras para la industria

BBVA Research lanza una de cal y otra de arena en lo que respecta a las comunidades industriales, entre las que destaca el País Vasco, con una previsión de crecimiento del 3,3% en 2022 y del 2,6 por ciento en 2023. Si bien, por un lado, la recuperación de la actividad de producción de bienes de equipo está condicionada por los cuellos de botella y el coste de las materias primas; por otro, el avance hacia las energías renovables y el avance en la ejecución de los fondos europeos NG-EU está acelerando la inversión lo que, por ende, favorece el crecimiento.
Con todo, no hay nada escrito. Dependerá de lo que dure la situación actual y de las medidas públicas para paliar el impacto final en empresas y familias. Lo que abocará a recalcular.

Vicky López

Licenciada en periodismo económico por la UPV y Máster en Información Económica por la Universidad Complutense, Vicky es una de las periodistas más reconocidas del sector empresarial y económico de Euskadi, con especial atención al ecosistema startup.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.