La noche de la empresa vasca 2022
REGISTRO

Cuando el día a día asfixia a las pymes

La reforma del Reglamento Europeo contra la morosidad busca mejorar la liquidez

This is some text inside of a div block.
Y el Mejor Empresario Vasco del Año 2021 es...
REGISTRO

El otro día, en una red social, leí un hilo sobre un empresario que acababa de vender su empresa. Sin mayor análisis, sorprendía el precio de venta, aparentemente bajo, para una compañía con su facturación y resultados. Preguntado el protagonista, explicó la enorme necesidad de financiación a corto plazo que requería para superar los largos plazos de pago de sus clientes corporativos, mientras que sus pagos a grandes tecnológicas extranjeras y empleados se producían a 30 días. El enorme endeudamiento en circulante que esto provocaba le dificultaba acometer proyectos más ambiciosos. Vendía su empresa a otra compañía de mayor tamaño, cargada de fondos propios y mayores capacidades de financiación.

Parece evidente que hacer crecer un negocio es difícil cuando toda tu capacidad de financiación debe utilizarse, no en invertir ni en explorar nuevos mercados, por ejemplo, sino en capear el día a día… Este es uno de los motivos fundamentales por el que nuestras pymes no crecen. A veces es peor y algunas tienen que cerrar con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo. Ya lo hemos visto en nuestra historia reciente.

El Parlamento Europeo ha dado un paso significativo hacia la protección de las pequeñas y medianas empresas y autónomos con la reciente aprobación de la reforma del Reglamento Europeo contra la morosidad. Esta medida que reduce, a grandes rasgos, el plazo de pago de 60 a 30 días, busca mejorar la liquidez de las empresas y fomentar un entorno económico más justo y sostenible. En un país como España, donde los plazos de pago se encuentran entre los más largos de Europa, esta reforma representa una oportunidad crucial para mitigar uno de los problemas más acuciantes para las pymes. La reforma aprobada por el Parlamento Europeo no solo fija un plazo de pago de 30 días como norma general, sino que también introduce medidas para considerar nulas ciertas cláusulas contractuales abusivas y establece un régimen sancionador aplicable en todos los Estados miembros. Esta es una respuesta contundente a la falta de mecanismos efectivos para controlar los plazos de pago y a la práctica de alargar estos plazos como una estrategia de financiación sin coste. El problema de la morosidad se ha agravado en el contexto actual de alta inflación y subida de los tipos de interés.

En España, los diversos gobiernos han intentado abordar el problema con soluciones parciales, como la Ley Crea y Crece, que limita las subvenciones públicas a empresas incumplidoras y crea un observatorio estatal de la morosidad. Sin embargo, estas medidas han sido insuficientes para enfrentar el problema de manera decisiva. La propuesta de la Comisión Europea, adoptada en septiembre de 2023 y aprobada en abril de 2024 por el Parlamento, es un hito histórico. Permite alargar el plazo de pago hasta 60 días por acuerdo entre las partes y hasta 120 días para productos de temporada, pero mantiene una postura firme contra los abusos contractuales y la falta de pago.

La implementación de este reglamento en cada Estado miembro, mediante autoridades responsables de su aplicación, asegura una vigilancia estricta y sanciones efectivas para los infractores. Las sanciones son fundamentales para reducir los plazos de pago. En la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM), hemos defendido que solo un régimen sancionador puede garantizar el cumplimiento de los plazos. La nueva normativa también aclara las condiciones y prácticas contractuales nulas y sin efecto, eliminando la ambigüedad legal que permitía abusos. La reforma del reglamento europeo es una respuesta necesaria y esperada por millones de pymes y autónomos en toda Europa. Sin embargo, el proceso no está completo. La aprobación final en el Consejo Europeo será una fase complicada, con numerosos intereses en juego. Algunos Estados miembros, con plazos de pago razonables, temen la imposición de normas adicionales innecesarias. Será una batalla prolongada, donde se deberán conciliar las posturas del Consejo, la Comisión y el Parlamento.

A pesar de los desafíos, en la PMcM confiamos en que esta reforma proporcionará un punto de partida sólido para una normativa más justa y eficiente. Esperamos que, a lo largo del próximo año, las instituciones europeas culminen el proceso de aprobación, beneficiando a las pymes y autónomos de toda Europa. Esta reforma es un paso crucial hacia un mercado más equitativo, donde las pequeñas empresas puedan crecer y prosperar sin las trabas de la morosidad. Tener un buen historial de crédito es una condición necesaria, pero no suficiente, para lograr financiación adicional que permita acometer nuevos proyectos. Ayudar a nuestras empresas a mejorar sus balances será un beneficio para toda la sociedad. Volviendo al ejemplo del principio, me pregunto cómo hubiera sido la historia con unos plazos de pago razonables.

Antoni Cañete

Antoni Cañete es presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM)

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.