Con el patrocinio de:

Empresarios Vascos

Con el patrocinio de:

“Tenemos que acercarnos a las empresas para saber qué necesitan”

Digitalización, adaptación a la nueva RGI y un cambio profundo de su proceso organizativo son los retos que aborda actualmente Lanbide. Su directora explica a Empresa XXI varias iniciativas en las que trabaja la entidad de la mano del tejido productivo.

> ¿Cuáles son los retos principales a los que se enfrenta Lanbide?

Nos hicimos cargo del servicio en un momento de transformación y vimos que teníamos que dar la vuelta a todo Lanbide al tiempo que gestionábamos el día a día, es decir, la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y las políticas activas de empleo. Para ello, hemos puesto en marcha el plan Lanbide Hobetzen, en el que tenemos marcados hasta 20 proyectos transformadores, todos ellos relacionados. Si tuviera que destacar tres de ellos, porque son tractores de todos los demás, diría que uno es el proyecto de digitalización de la organización, otro es toda la adaptación de la RGI a la nueva ley, que está ya aprobada en Consejo de Gobierno, y, en tercer lugar, hay que realizar un cambio profundo del proceso organizativo.

> Las transformaciones que vivimos están acelerando la necesidad de implementar la digitalización en todos los ámbitos y veo que Lanbide no es una excepción.

Por eso nos hemos centrado en diseñar todo un proyecto de estas características en el que hemos visto que es necesaria una oficina que dirija la digitalización, una factoría que desarrolle los proyectos desde la parte estratégica y una academia de la digitalización para enseñar los procesos a las personas de la organización. Estos son los tres grandes bloques que nos ayudarán en este ámbito.

> Y de puertas afuera, de cara a los usuarios del servicio, ¿cómo pretenden trabajar en ese proceso de digitalización?

Uno de los proyectos que podríamos citar como ejemplo es nuestro Centro de Tecnología Avanzada, una herramienta con la cual queremos preparar a las personas en perfiles tecnológicos y digitales. Estamos analizando dónde podríamos instalarlo y, al mismo tiempo, avanzamos en diferentes proyectos relacionados, como un convenio que firmaremos en breve con la Fundación Vass que servirá para ofrecer servicios tecnológicos y formaciones en esa línea en colaboración con empresas de este ámbito.

> ¿Cree, precisamente, que la colaboración con el tejido empresarial es una de las cuestiones más importantes que debe abordar Lanbide?

Hay que acercarse a las empresas para saber qué está pasando y qué es lo que necesitan. Esta es una de las cuestiones que desde el principio hemos visto más débil en el servicio. Para darle solución, hemos puesto en marcha diferentes iniciativas, como una serie de protocolos con varios clústeres o el programa Aukera Berri, que van en esa línea de ir acercándose al tejido empresarial. En definitiva, estamos abriendo varias vías para atender a los usuarios y a la empresa con el fin de ir dando un servicio atractivo. La intermediación llegará cuánto más trabajado tengamos esto.

> ¿En qué consiste el programa Aukera Berri?

El proyecto empezó en 2021, cuando vimos que, a raíz de la pandemia, el sector metalúrgico estaba expulsando personas que, en muchos casos, estaban formadas o tenían mucha experiencia en sus puestos. Vimos que con una recualificación muy ajustada y una reorientación su reinserción podía ser rápida. Con el apoyo de la Federación Vizcaína de Empresas del Metal (FVEM) empezamos a trabajar para adaptar a esas personas para puestos en otros sectores o dentro del propio sector, en empresas que necesitaban mano de obra.

> ¿Tienen previsto abrir el programa a otros sectores?

Aukera Berri tiene que ser un programa dinámico y abierto. Los sectores tienen momentos mejores y peores por diferentes circunstancias y la fórmula es estar en comunicación con ellos para trabajar en su recualificación. De hecho, hemos ido ampliando esta iniciativa a otras actividades como fabricación de productos metálicos, otro material de transporte, industria manufacturera, comercio mayorista y minorista, hostelería, actividades financieras e incluso agencias de viajes. En apenas seis meses, hemos visto que ha habido una recolocación del 44 por ciento de todos los trabajadores que se incluyeron en el programa y aunque el resto no se recolocó directamente, sí recibió una formación y está en proceso de conseguir un empleo.

> En cuanto a los protocolos con clústeres, ¿qué buscan con esta iniciativa?

Es una interlocución que nos viene muy bien para acercarnos a las empresas que forman parte de ellos. Los protocolos se implementan para colaborar en diferentes programas o realizar proyectos concretos, desde una invitación a una jornada, hasta una iniciativa enfocada a la detección de necesidades, pasando por una intervención. Lo que queremos, y por eso lo hemos elevado a la viceconsejería de Empleo, es una relación de continuidad. El programa se presentó en marzo de este año y ya tenemos acuerdos con Gaia, Aclima, Hegan, Acicae, el Clúster de Alimentación de Euskadi, Eraikune, AFM, Uniport y el Clúster de Movilidad y Logística de Euskadi.

> ¿Otra iniciativa para avanzar en esa colaboración con el tejido productivo es la puesta en marcha de la Unidad de Atención a Empresas?

Nos parece importante tener unidades de este tipo donde vayamos trabajando más específicamente, incluso sectorialmente, con orientadores que estén más especializados, fundamentalmente en la parte industrial, y se entiendan con el lenguaje de la empresa. Estamos trabajando en una metodología para ver cómo lo desplegamos. Lo que queremos es conectar los sistemas que tenemos, que son muy potentes, con una base de empresas. Queremos empezar a hacer cosas con las unidades de empresa, aunque todavía no todo el sistema esté integrado, a finales de este mismo año, para, posteriormente, ir integrando servicios. El objetivo es generar con las compañías una relación de confianza a largo plazo.

A CARA O CRUZ

“Queremos un modelo de atención e intervención más personalizado”

> ¿En qué se va a plasmar el cambio del proceso organizativo que están llevando a cabo en el servicioque ofrece Lanbide?

Esto lleva a un nuevo modelo de intervención y de atención para pasar de ofrecer una atención polivalente a una especializada, flexible y dotada de mayor autonomía. Vemos que no todas las personas están en la misma posición frente al mercado laboral. Hay quienes están muy lejanos y quienes están más cerca y tenemos que intentar que la atención e incluso la orientación tengan en cuenta estas variables. Queremos un modelo de atención personalizada y para ello vamos a tender a ir cambiando el diseño de las oficinas. Un modelo, en definitiva, mucho más proactivo, mucho más interactivo, que trabaje con las personas, con el entorno, y con las empresas.

> ¿Cómo va a afectar al servicio que prestan la nueva ley de Renta de Garantía de Ingresos, que ya ha sido aprobada en Consejo de Gobierno?

La norma mejora derechos, amplía a más colectivo se incluye la integración del IMV y facilita toda la tramitación de las ayudas. La ley nos pone deberes: la digitalización, que agilicemos la entrada de las solicitudes y la devolución, etc. Y eso nos va a obligar a que establezcamos unos mecanismos en los que la atención siga siendo de recepción y devolución de las prestaciones, pero también a que busquemos maneras de realizar mucho más ágilmente la parte tramitadora a través de la digitalización y de la forma de organizarla. Lo que queremos es que las oficinas de empleo tengan más la parte de política activa y de esta parte de entrada y de devolución de las solicitudes de prestación; y que la parte tramitadora, que no aporta un valoren la oficina, busquemos otra manera de realizarla. Y esto también forma parte del proceso de organización que tenemos: buscar cómo esa tramitación salta de las oficinas para que en ellas se quede lo que tiene más valor añadido: la solicitud, la devolución e integrar a las personas en todo el proceso de inserción e inclusión. Les vamos a acompañar en todo ese proceso.

Para seguir leyendo, suscríbase a Empresa XXI

business

8€*
/mes

21 números de Empresa XXI

+ versión digital

QUIERO SUSCRIBIRME
* Facturable 96 € + IVA / Año

PREMIUM

12€*
/mes

21 números de Empresa XXI

+ versión digital

+ QeQ en la Economía Vasca

+ suplementos

+ precio garantizado 3 años

QUIERO SUSCRIBIRME
* Facturable 145€ IVA incluido / Año

DIGITAL

10€*
/mes

21 ediciones digitales

+ suplementos digitales

QUIERO SUSCRIBIRME
* Facturable 120 € + IVA / Año

basic

$12
month

Cloneable Content

Beautiful Templates

Detailed Guides

Get Started

business

$32
month

Cloneable Content

Beautiful Templates

Detailed Guides

Expert Support

Get Started
* Billed as $420 yearly

Professional

$79
month

Cloneable Content

Beautiful Templates

Detailed Guides

Expert Support

Communities & Groups

Inspiration & Jobs

Get Started
Tags:
No items found.