“Priorizar inversiones se ha convertido en una constante”

Anitua habla de unas previsiones “moderadamente optimistas” para el sector.

This is some text inside of a div block.
This is some text inside of a div block.

Foto:

INÉS ANITUA
EMPRESA XXI
Y el Mejor Empresario Vasco del Año 2021 es...
REGISTRO
Iñaki Calvo
Bilbao
27/5/2024

> En 2023 las asociadas a Acicae superaron los 25.000 millones de euros de facturación. ¿Cómo fue el ejercicio y qué perspectivas tienen para este?

El comportamiento del sector ha sido positivo en 2023, a pesar de las circunstancias de todos conocidas, que han dificultado la gestión de las empresas. Es cierto que no todas las compañías están en la misma situación, dependiendo de su posicionamiento estratégico, pero aun así se ha logrado de nuevo una cifra récord de facturación. Siempre hay que ser prudentes con respecto a las perspectivas en este ejercicio. Las razones son variadas, desde el contexto geoestratégico hasta la propia transición energética que tiene distintas lecturas temporales. A pesar de ello, las previsiones para este año son moderadamente optimistas, aunque habrá que ver cómo se consolidan los proyectos de los fabricantes de vehículos y la fuerza económica de los propios consumidores.

La electrificación ha venido para quedarse, en Europa a un ritmo más alto

> ¿Cómo ha conseguido la industria capear las distintas crisis que se han ido sucediendo?

En Euskadi contamos con grandes profesionales con niveles de gestión muy altos, con experiencia en crisis anteriores y con una política de diversificación de clientes, mercados, tecnologías y productos muy interiorizada. La suma de estas circunstancias son las que nos han permitido sortear mejor la crisis.

> ¿Cómo están ayudando Acicae y AIC a las empresas en su transformación hacia la descarbonización?

De múltiples maneras. Para comenzar, ofreciendo una visión estratégica de lo que está ocurriendo y los plazos en los que está ocurriendo. Esto lo hacemos fomentando el conocimiento integral por medio de nuestra unidad de inteligencia y todo un conjunto de esfuerzos alineados de los distintos equipos, como encuentros específicos, formación, grupos de trabajo, etc.

> ¿Cómo están las firmas vascas abordando esta transición? ¿Están haciendo los deberes?

En general, sí. Son conscientes de que la electrificación ha venido para quedarse, en Europa a un ritmo más alto que en el resto del mundo. Por eso, hay muchas iniciativas para diversificar, para entrar en nuevos productos, pero sin perder la cabeza. Los ritmos no son los mismos en todos los mercados y el resto de tecnologías de combustión todavía pueden seguir jugando un papel importante dependiendo de en qué entornos.

La lógica es que el sector crezca en mercados no tradicionales y debemos estar ahí

> Entiendo que la inversión es un capítulo extremadamente importante para llevar a cabo este cambio del que estamos hablando…

Sin duda. Priorizar inversiones se ha convertido en una constante, nada fácil en estos momentos de cierta confusión. Por eso, creemos que la inteligencia competitiva juega un papel fundamental en todas las organizaciones para tener un mapa de riesgos bien ajustado y poder centrar los recursos en aquello que es determinante.

> ¿Ve factible el fin del motor de combustión en Europa en 2035? ¿Está la UE teniendo en cuenta al sector a la hora de marcar los objetivos?

Nosotros siempre hemos sido neutrales con respecto a las tecnologías que lleven a las cero emisiones. Creemos que es la mejor forma de que la creatividad y las capacidades de las empresas se potencien. Además, sabemos que la realidad es muy tozuda. Por eso no descartamos que, ante la dificultad para implantar los vehículos eléctricos, y de implementar los puntos de recarga, además de disminuir el precio de las baterías, sea necesario retrasar los objetivos. Y no solo retrasar, sino quizá compatibilizar con otras modalidades como combustibles sintéticos, etc.

> Precisamente, Europa ha abierto la puerta a la posibilidad de que, en el futuro, el eléctrico pueda convivir con otras tecnologías basadas en combustibles renovables (bio, efuels). ¿Es una buena noticia para el sector?

Creemos en la diversificación como concepto básico. Todo lo que no nos haga depender de una tecnología, creemos que es bueno, más si cabe si esa tecnología no ha sido desarrollada en Europa. Por tanto, todo lo que refuerce lo aprendido hasta ahora es positivo.

> Este cambio de modelo en la movilidad acarreará la necesidad de nuevos perfiles profesionales. En este sentido, ¿qué demandarán las empresas? ¿Hay en la CAPV personal suficiente para satisfacer esas demandas?

Es un desafío importantísimo que estamos abordando. Debemos fomentar la industria desde niños, tenemos que crear planes integrales de formación a lo largo de la vida, debemos incrementar los perfiles asociados a la nueva movilidad. Todos los actores debemos correr para no quedarnos fuera de juego, desde empresas, centros de formación, universidades o agentes como AIC.

Debemos mejorar con todo lo que conlleva en la digitalización

> AIC puede desempeñar un papel clave en la capacitación de las personas...

Lo está haciendo y lo seguirá haciendo. Tenemos nuestros propios programas, como pueden ser de electromovilidad o de fabricación avanzada, pero además abarcamos muchas materias vitales para las empresas. Sin desdeñar la creación de talento con programas desde que los chicos y chicas tienen ocho años. Hay que crear una cantera potente si queremos seguir siendo competitivos.

> Las empresas asociadas al clúster tienen una fuerte implantación productiva en el exterior. ¿Es una tendencia que se mantiene? ¿A qué otros mercados, además de los tradicionales, están mirando las compañías?

Sí, contamos con unas 350 plantas productivas en el exterior y siguen creciendo. La lógica es que el sector crezca en mercados no tradicionales y debemos estar presentes ahí. La mayor parte del crecimiento se ubica en Asia, por su población, por la mejora de su situación económica, etc. Pero sin olvidar Hispanoamérica o África. Lo que ocurre es que los ritmos no son los mismos.

> ¿Qué supone para la industria de componentes vasca el que Mercedes haya apostado por Vitoria para fabricar sus furgonetas eléctricas?

Una excelente noticia. Supone que una de las principales marcas de automoción mundiales siga apostando por nuestro saber hacer, que crea que Euskadi es un buen lugar para invertir en las nuevas tecnologías, que confíe en nosotros. Aparte del trabajo que supone para todo el conjunto del País, impuestos, etc.

> También en la capital alavesa se va levantar el Basque Automotive Manufacturing Center (BAM). ¿Cree que puede contribuir al impulso del sector en el País Vasco?

Cualquier iniciativa que sirva para apuntalar el sector de automoción es bien recibida, sobre todo si abarca áreas que no están del todo cubiertas. Cuanto más brille Euskadi en automoción, más destacaremos en el mundo.

> ¿Están llegando las ayudas del Perte VEC al sector en la CAPV?

Sí, aunque con mayor lentitud de lo que nos gustaría. Pero somos conscientes de que no son procesos fáciles.

> Hace aproximadamente un año inauguraron la cuarta fase del AIC. ¿Hay previstas nuevas ampliaciones a corto o medio plazo?

En quince años hemos creado un ecosistema muy potente, con 30 empresas de 9 nacionalidades diferentes, 10 edificios, unos 60.000 metros cuadrados, varios centros de competencia y múltiples servicios. El nivel de ocupación es del 95 por ciento. Nos toca seguir trabajando fuerte y continuar el exitoso camino emprendido. Y, por supuesto, no descartamos seguir creciendo en nuevas áreas, como ahora lo estamos haciendo con la bicicleta.

> En cuanto a Acicae y AIC, ¿en qué proyectos más destacados están trabajando actualmente?

Muchos, la verdad. Por ejemplo, proyectos asociados al desarrollo de nuevos productos para vehículos de tracción con enfoque multitecnológico, incluyendo plataformas híbridas, eléctricas, motores de combustión con combustibles sintéticos, e hidrógeno; proyectos orientados al aligeramiento, a través de materiales avanzados destinados a la disminución de peso en el vehículo, principalmente en arquitecturas electrificadas, manteniendo las características estructurales y de seguridad; proyectos dentro de la estrategia ‘Software Defined Vehicle’, desde la ‘smartización’ de componentes y sistemas hasta proyectos de movilidad englobando infraestructura inteligente; proyectos de fabricación para adaptarnos de manera ágil a series cortas, medias y largas, donde la digitalización de los procesos es fundamental; o proyectos con el foco puesto en la descarbonización, de manera sostenible y competitiva.

> ¿Además de la transformación, a qué otros retos se enfrenta el sector?

Hay algunos clásicos como el tamaño de las empresas, la intensificación de la innovación, la mejora de la cualificación de las personas, la captación de nuevos proyectos… Pero si nos fijamos en las nuevas transformaciones, creemos que debemos mejorar con todo lo que conlleva la digitalización de los productos y de los procesos. Vivimos una auténtica revolución y debemos estar entre los primeros de la clase. Ahí queda todavía mucho recorrido por hacer

CARA O CRUZ

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.