Toro y Betolaza desembarca en el espigón central

Pide al puerto de Bilbao 70.000 m2 donde construirá un almacén de 21.600 m2

Consignaciones Toro y Betolaza reforzará su actividad en el puerto de Bilbao con la puesta en marcha de nuevas instalaciones, que serán las primeras operativas en el nuevo Espigón central, según ha podido saber este periódico. La empresa, agente general de Finnlines en la dársena vasca, ha pedido a la Autoridad Portuaria la modificación de su concesión en el Muelle A-6, donde cuenta con 110.000 metros cuadrados, consistente en la ampliación de la superficie en más de 70.000 metros cuadrados. El espacio solicitado incluye parte del Muelle A-6 y del Espigón Central, con lo que se convertiría en el primer usuario de este nuevo muelle.

El proyecto, en fase de información pública, al cierre de esta edición, contempla la construcción de una nave de 21.600 metros cuadrados en el Espigón central, con destino al tráfico, manipulación y almacenamiento de mercancía general. El proyecto absorberá una inversión próxima a los 5 millones de euros. “La existencia de nuevos tráficos de productos eólicos hace necesario contar con metros cuadrados de espacio concesional y metros lineales de atraque suficientes”, destacan desde la compañía, tras recordar que las palas de los aerogeneradores han pasado a tener entre 61 y 73 metros de longitud y que el período medio de estancia es superior a la mercancía tradicional del puerto. “Las regulaciones de la carretera no permiten mover más de 2 o 3 camiones con palas por día y los buques tienen cada vez más eslora”, añaden los mismos interlocutores.

La terminal del grupo Toro y Betolaza en el Muelle A-6, inaugurada a mediados de 2018, con cerca de 110.000 metros cuadrados, dispone de una línea útil de atraque de 420 metros y cuenta con un almacén de 21.600 metros cuadrados. Además, dispone de una rampa ro-ro, con una capacidad de carga mínima de 250 toneladas, lo que facilita el embarque de piezas sobredimensionadas. La instalación, con buenas conexiones terrestres, tanto por carretera como por ferrocarril, permite optimizar la operativa de carga rodada de la compañía, que incluye tráfico de contenedores, vehículos, mercancía general y project cargo. Las nuevas inversiones en Bilbao forman parte del plan de crecimiento del grupo portuario, que el pasado año puso en marcha una nueva nave de 2.432 metros cuadrados en el puerto de Pasaia, en la zona de La Herrera, para carga general, como ya adelantó este periódico. Además, renovó por cinco años, también en la dársena guipuzcoana, una concesión para la ocupación de un pabellón de 1.020 metros cuadrados, con destino a la manipulación de mercancía general. La instalación, localizada en el muelle Buenavista, está adosada al almacén número 6, con una superficie próxima a los 3.000 metros cuadrados, que también explota el grupo Toro y Betolaza.

Heading

Tags:
Alfonso Alday

Director de Transporte XXI