El papel también paga la factura de la luz

Las empresas trabajan en planes de inversión, entre los que sobresalen los de Papresa, Smurfit Kappa Nervión y Lucart

FOTO:

Jesús Galindo
Bilbao
1/11/21

El sector de fabricación de papel y cartón en el País Vasco, según datos del Eustat, emplea directamente a 3.800 trabajadores y factura una media de 1.500 millones de euros anuales, con un 52 por ciento de la actividad concentrada en Guipúzcoa. Un peso económico que se agiganta todavía más si se suman los fabricantes de bienes de equipo papelero, los suministradores de madera, las empresas manipuladoras y conversoras del papel y las actividades que les proporcionan los servicios auxiliares. Al igual que otros sectores electrointensivos, el papel vasco está sufriendo “el terremoto provocado por el alza de los precios energéticos, de los derechos de CO2 y de las materias primas”, como destaca un empresario. Hasta el momento, no se han adoptado medidas tan drásticas como en el sector siderúrgico, pero “ya se han empezado a registrar algunas paradas de actividad para la concentración de la producción en algunos productos”.

Guipúzcoa concentra más del 50% de los 3.800 empleos vascos

Este interlocutor asegura que hemos pasado en poco tiempo “del optimismo al pesimismo”. Este cambio en la confianza se debe “a la falta de visibilidad en la evolución de los precios de la energía” y también a “la respuesta del Gobierno”. En este caso, la queja no se dirige a las medidas adoptadas coyunturalmente con el alza actual de los precios de la electricidad y del gas, sino a sus actuaciones estructurales y de bajo impacto como “el estatuto de la industria electrointensiva o la falta de un respaldo sólido a la cogeneración industrial en los últimos años”. En este último caso, la sensación es que “al Gobierno no le interesa favorecer la generación industrial”.

DEMANDA Y EFICIENCIA ENERGÉTICA

Del mismo modo, las acciones en eficiencia energética, muy limitadas en un sector con un largo camino recorrido en este campo, “pierden atractivo por el salto de megavatio hora de 40 a 240 euros, dado que las inversiones son muy altas para obtener ya mínimos avances”. El hecho más favorable es que la demanda se mantiene sólida, aunque las dificultades para trasladar el alza de los costes son muy altas, lo que podría ayudar a fortalecer la situación si la coyuntura energética registra un cambio favorable en los próximos meses. De momento, los planes de inversión previstos se mantienen, especialmente los relacionadas con la economía circular y la diversificación de productos. En este campo destaca el programa lanzado por Papresa en Errenteria, que contempla la conversión completa de la máquina de papel PM5, que dejará de fabricar papel prensa para producir papel para embalaje. También actuarán sobre la preparación de pastas e instalarán una planta con tecnología anaeróbica de tratamiento de aguas, integrada en la misma fábrica, que generará bio-gas reutilizable como combustible en las calderas de producción de vapor utilizadas para la producción de papel.

En el terreno medioambiental, Smurfit Kappa Nervión estudia un importante proyecto de economía circular que incluye la valorización de residuos para su reutilización en el proceso. En concreto, este programa medioambiental, que el Gobierno Vasco ha incluido dentro de las acciones a respaldar en su programa NG-EU, requeriría la instalación de un horno para tratar los lodos de carbonato cálcico y obtener cal, que se reutilizaría en su producción de papel kraft.

Lucart, por su parte, ya anunció en verano el plan para las mejoras productivas, medioambientales y de eficiencia energética en su planta de papel de Aranguren-Zalla.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.