Ekin proyecta su estrategia a 2025

Aumentará sus capacidades tecnológicas y productivas para posicionarse en electromovilidad, energía y aeronáutica

Ekin afianzará su presencia en Europa sin perder de vista oportunidades en Turquía, y mercados locales de México e India.
EKIN

FOTO:

Vicky López
Amorebieta
1/7/22

Ekin, especializada en la fabricación de brochas y cremalleras, se encuentra inmersa en un proceso de reflexión estratégica, que da continuidad al proyecto ‘Lantegi Eraldatuz’, de cara al despliegue de la nueva estrategia 2023-2025, orientada al crecimiento sostenible. La compañía cumplirá 60 años de su fundación en 2023, con el propósito de continuar como referente en la fabricación de máquinas y herramientas de corte y laminado, y posicionarse en ámbitos de crecimiento como la electromovilidad, la energía y la aeronáutica, a través de una “apuesta por la I+D+i y la introducción de nuevas tecnologías tanto en materiales como en el proceso productivo”.

Reflexión estratégica a 2025

El CEO de Ekin, Josu Rodríguez, ha explicado a Empresa XXI que, aunque todavía están en una etapa inicial de esta reflexión, en la que se centrarán tras el verano, se han establecido algunos ejes principales de desarrollo. Entre ellos: consolidar su participación en el sector de automoción, siendo activos en los nuevos desarrollos y necesidades que van a requerir los vehículos eléctricos con niveles de acabado y tolerancias más ajustadas, que permitan contribuir, en la fabricación de componentes, a la reducción del ruido y un mayor confort del habitáculo. También buscarán ampliar su presencia en aeronáutica y los componentes para turbinas, para dar respuesta al aumento de demanda en la fabricación de nuevas aeronaves; así como desplegar un nuevo rango de brochas redondas y helicoidales en mayores tamaños y requisitos, ampliando el acceso al mercado de este tipo de producto. En base a este esquema, las previsiones de Ekin apuntan a un objetivo de facturación de 20 millones de euros en 2022 y una estimación de crecimiento a lo largo del plan que les sitúe en cifras, todavía sin cerrar, sobre los 30 millones de euros. Según ha explicado el CEO de Ekin, “las nuevas demandas del mercado nos llevarán a realizar inversiones estimadas en 6 millones de euros, que nos capaciten para aumentar los niveles actuales de producción mejorando la productividad”.

Inversión de 6 millones

Así, afrontan “como estratégica” la adquisición de un nuevo horno que aumente su capacidad de tratamiento térmico para cubrir las necesidades del grupo en los próximos años. Esta, previsiblemente, estará operativa en la planta de Lemoa a final de 2023. El plan de inversiones contempla asimismo la renovación del parque de maquinaria de la planta de Amorebieta, con el fin de mejorar el rendimiento de todos los procesos y los estándares de calidad, como factor diferenciador frente a las exigencias del mercado, desarrollando sistemáticas para la implantación de mejoras en los procedimientos productivos según el concepto de Lean Manufacturing. El esfuerzo inversor les permitirá ampliar sus recursos para la fabricación de brochas de mayor tamaño y mayores niveles de exigencias técnicas, que les posicionarán de cara a los nuevos desafíos en el sector de la energía y del vehículo eléctrico, para los que continuarán desarrollando sus medios en brochas planas y cremalleras, así como para laminado.

Impulso exterior

En el ámbito internacional, las próximas actuaciones se focalizarán en incorporar más capacidades productivas para ampliar la gama y los rangos de producto en sus plantas de México e India, que cubren las necesidades de las zonas de influencia en Norteamérica y Asia. El objeto es mejorar el servicio en esas áreas desde el enfoque de una fabricación local prestada con una cobertura global. La potenciación de las capacidades de Ekin en todas sus plantas pondrá el foco en responder a las nuevas necesidades que demandará el vehículo eléctrico.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.