Arteche: 75 años unidos a la internacionalización

Arteche, que en 2021 cumple 75 años, es uno de los grandes emblemas de la industria vasca fabricante de bienes de equipo para las redes de transporte y distribución de electricidad.

Alex Arteche, Premio Made in Esukadi 2020, recibe el premio de Rafael Sterling, director general de Irizar e-Mobility
EMPRESA XXI
Empresa XXI
Bilbao
November 15, 2021

La radiografía de Arteche refleja que es una empresa totalmente internacionalizada. Actualmente, agrega unas ventas de 290 millones de euros anuales, de los que más del 85 por ciento corresponden a ventas internacionales (31% en Norteamérica, 24% en Latinoamérica, 10% en Extremo Oriente-Oceanía y 35% en la zona EMEA -Europa, África y Próximo y Medio Oriente-). Sus productos, además, están instalados en 175 países; y dispone de plantas y oficinas en 16 países.

Estos números han situado a Arteche como la primera empresa independiente fabricante de transformadores a medida en el mundo. Esta empresa familiar, en el área internacional, cuenta con un antes y un después en el inicio de la década de los 60. El patriarca de la familia, Don Aurelio Arteche, aprendió el oficio en el exilio, en Europa y América. Regresó en 1946 y volcó su experiencia profesional en la recién fundada Electrotécnica Arteche. La compañía empezó a operar como una licenciataria, pero en la década de los sesenta sentó las bases del cambio gracias al éxito obtenido con su primer transformador de intensidad de 400 kilovoltios y el primer relé auxiliar. A partir de ese momento, Arteche configuró y completó su catálogo de producto con tecnología propia, lo que también le abrió las puertas a unas exportaciones hasta entonces vedadas.

Arteche comenzó su CARRERA INTERNACIONAL hace 60 años con sus primeras creaciones tecnológicas: un transformador de intensidad de 400 kilovoltios y un relé auxiliar

Las exportaciones ganaron peso hasta 1979, en el que cubrió otro hito en su historia: la constitución en Venezuela de Construcciones Eléctricas Iribarren, su primer establecimiento en el exterior. El movimiento internacional se intensificó a principios de los 90. Arteche se sumó a la estrategia de Iberdrola y desembarcó en México con la compra de Transformadores y Tecnología (1993), que les posicionó directamente en el mercado norteamericano. En los siguientes años, consolidó posiciones en América, afrontando la implantación en Brasil, a través de Inepar y Arteche do Brasil, y la compra de la argentina AIT.

El grupo, en aquellos años que precedieron al cambio de milenio, también redefinió su estrategia internacional. Decidió que sus operaciones corporativas debían añadir la diversificación hacia la ingeniería, los servicios y la innovación de producto. En resumen, se trataba de ganar una posición como integradores en la automatización y equipamiento para el sector eléctrico.

MÁS ACCIONES EN AMÉRICA

La carrera por ensanchar su negocio no dejó de quemar etapas en los siguientes años. Incorporaron la brasileña AEDC (2003), que les proporcionó capacidad en ingeniería; y en Norteamérica, adquirieron las mexicanas Inelap y AMyT (2005), y fundaron Miami Arteche USA (2006) y, en Milwaukee, Arteche Power Quality (2007). El protagonismo del mercado asiático también concitó su interés.

En 2004, abrieron una oficina comercial en Tailandia, país en el que ya habían colaborado con la compañía nacional eléctrica, y desde la que empezaron a cubrir la zona de Asía-Pacífico. La explosión china la abordaron en 2006 con la creación de una empresa mixta con un socio local.

Las ventajas de la diversificación geográfica afloraron en la crisis de 2008, lo que animó el mantenimiento de la intensidad en sus planes internacionales. En esta carrera debe incluirse la compra de la australiana SDO (2010), una compañía de base tecnológica impulsada por la Universidad de Sydney que les posicionaba en el emergente mundo de los transformadores de intensidad ópticos. Asimismo, en 2011, Arteche Nissin inauguró en Vitoria su fábrica y laboratorio de transformadores de tensión para subestaciones GIS, que les posicionó en el campo de los transformadores de medida para subestaciones blindadas para entornos urbanos.

La actividad empresarial, sin embargo, cada día exige mayor capilaridad en la globalización. Por ese motivo, Arteche no levantó el pie del acelerador para extender su oferta, capacidad de servicio y proximidad a todos los rincones del mundo. En esos años integró a la madrileña SAC, que les aportó ingeniería en áreas clave como la medida, el control y la automatización de redes eléctricas. Tampoco se debe olvidar que, en Mungia, con una inversión superior a los cinco millones de euros, construyó y puso en servicio, en 2013, el laboratorio de ultra-alta tensión, que era el mayor de España y uno de los mayores del mundo. Esta instalación aumentó sus garantías y capacidades innovadoras para probar aparatos eléctricos de hasta 1.200 kV, lo que reforzó su marca en países como Rusia, China, India, Canadá, Estados Unidos o Brasil, en los que se instalan las mayores líneas de transporte eléctrico y con los mayores niveles de tensión. Como reconocieron desde la empresa: “Este laboratorio nos permite saltar al mundo de la ultra alta tensión, en el que hay muy pocos fabricantes en el mundo, y colocarnos en primera línea tecnológica”. El anunció se corroboró al ganar un pedido de la pública india Power Grid para el suministro de 350 aparatos de 765 kV.

Grupo Arteche en La Noche de la Empresa Vasca
El equipo de Arteche: uno de los baluartes de la exportación vasca con su presencia en más de 170 países.

Los planes de internacionalización los amplió a los servicios de laboratorio en 2017. En ese ejercicio conformó una alianza con Tecnalia y Ormazabal para crecer fuera en los ensayos para las smart grids y bajo una única marca, lo que ayudaría a posicionar al País Vasco a la cabeza de los ensayos eléctricos.

ALEX ARTETXE, NUEVO PLAN

Aunque el camino internacional recorrido era ya muy largo, Alex Artetxe señaló a Empresa XXI, en 2016, que el nuevo plan estratégico del grupo “quiere ganar proximidad, servicio y confianza en todos los continentes”, por lo que necesitaban tener “mayor cercanía a los clientes y mercados estratégicos”. Las acciones, así, se sucedieron en los siguientes años, destacando una nueva apuesta en México en 2018. Construyeron una planta en Tepejí del Río, al tiempo que ganaron el premio de Competitividad e Innovación de Iberdrola México (en 2017 obtuvo el premio mejor proveedor de Iberdrola España).

En 2021 refuerza su POSICIÓN EN ASIA con la compra del fabricante turco-indonesio Esitas

Finalmente, en 2020, diseñaron el plan estratégico 2021-2023, en el que sus ejes vertebradores buscan configurar un grupo de mayor tamaño, más alineado con la sostenibilidad y puntero en innovación tecnológica; básicamente, dar continuidad a la trayectoria histórica de la empresa. La novedad, en este plan, era su salida a Bolsa en el BME Growth.

Alex Arteche.
Alex Arteche, CEO de Grupo Arteche.

La meta captar más de 30 millones de euros para fortalecer su músculo financiero y lanzar operaciones corporativas en negociación. Las declaraciones prebursátiles no se quedaron en el papel. Sólo unas semanas más tarde, en verano de 2021, Arteche anunció la culminación de la primera operación: la compra del 100 por ciento del grupo turco Esitas (Elektrik Sanayi ve Ticart Anonim Sirketi), que fabrica transformadores de medida de media y baja tensión y que tiene plantas en Turquía e Indonesia. La operación genera complementariedades en mercados, sinergias productivas y refuerza su presencia en Asia.

Como se puede comprobar, la expansión exterior de Arteche se ha mantenido constante en los cinco continentes en el último medio siglo. Sus casi 2.500 empleados, en los 16 países en los que cuentan con presencia, reflejan la realidad de esta gran marca de la industria vasca.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.