La demanda de acero en la UE-28 se contraerá un 15,8% este año, frente a la baja mundial del 3,8%, según la WSA

Por sectores, la asociación señala que maquinaria mecánica y automoción están muy expuestos a la prolongada caída de la demanda y a la interrupción de las cadenas de suministro mundiales.

Por
Iñaki Calvo
24/6/2020
Sección:
Especiales

La demanda global de acero sufrirá una caída interanual del 6,4 por ciento en 2020, hasta los 1.653,9 millones de toneladas, si bien crecerá un 3,8 por ciento durante el próximo ejercicio, alcanzando los 1.717,4 millones de toneladas, según las perspectivas de corto alcance hechas públicas por la Asociación Mundial del Acero (WSA). En cuanto a las áreas geográficas, la demanda caerá un 15,8 por ciento este año en la UE-28, un 17,1 en las economías desarrolladas y un 11,6 en las economías en desarrollo sin incluir a China. De hecho, el ‘gigante asiático’ incrementará un 1 por ciento su consumo este año, aunque en 2021 no variará.

Por sectores, la asociación señala que maquinaria mecánica y automoción están muy expuestos a la prolongada caída de la demanda y a la interrupción de las cadenas de su ministro mundiales. Desde la entidad apuntan a que el descenso de este año será fundamentalmente achacable al factor Covid-19 en el primer trimestre de este año, aunque confían en que con la relajación de las medidas de restricción iniciadas el mes pasado la situación mejore gradualmente, si bien insisten en que el camino de la recuperación será lento. No obstante, no descartan una recuperación relativamente rápida siempre y cuando se puedan contener nuevos picos del virus y continúen las medidas de estímulo económico de los diferentes gobiernos.


Desde la WSA insisten en que la disminución de la demanda en la mayoría de los países será menos grave que durante la crisis financiera mundial, ya que en la actual los sectores más afectados, los relacionados con el consumo y los servicios, son menos intensivos en el uso del acero. Por lo que respecta a la producción mundial de acero, en abril cayó un 13 por ciento en términos interanuales, mientras que la española se hundió un 48 por ciento. Desde Unesid han calificado de “insostenible” el actual nivel de actividad.

Tags: