CSP Spain mantiene su apuesta en el puerto de Bilbao

El proyecto permitirá ocupar más de 50.000 m2 de terreno en el Muelle A-2 para ampliar la terminal

This is some text inside of a div block.
This is some text inside of a div block.
Text Link
Alfonso Alday
Bilbao

CSP Iberian Bilbao Terminal, concesionaria de la terminal de contenedores del puerto de Bilbao, mantiene en su hoja de ruta la ampliación de las instalaciones, pese al impacto de la pandemia y de la huelga de estiba en este tráfico, que “han modificado ligeramente los plazos”. Así lo confirmó a Empresa XXI el presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Ricardo Barkala, que sigue trabajando con la estibadora del grupo CSP Spain para que “la ampliación se materialice cuanto antes”.

Como ya avanzó este periódico, el principal escollo continúa siendo el acondicionamiento estructural del pavimento en el Muelle A-2, donde la terminalista prevé ocupar más de 50.000 metros cuadrados, en una primera fase. El proyecto, que ha sufrido una serie de retrasos, debido a las diferentes tipologías del material a excavar, se encuentra en fase de redacción. “Es una iniciativa con ciertas complejidades medioambientales que exigen propuestas innovadoras de gestión de los residuos generados”, subrayó Barkala. La entidad ha mantenido diferentes reuniones con el departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, al que ha trasladado una propuesta, “bien acogida” por el Ejecutivo. “Minimiza el volumen de material con destino a vertederos y propone un aprovechamiento de dichos materiales, tras un tratamiento previo, en otras zonas del puerto”, destacó el presidente del organismo portuario. Se trata, añadió, de “un proyecto interesante de economía circular, bastante avanzado”.

APUESTA POR EL PUERTO DE BILBAO

La ampliación de la terminal de contenedores reafirma la estrategia de CSP Iberian Bilbao Terminal en el puerto de Bilbao, con unas inversiones comprometidas para el período 2016-2036 de 34 millones de euros. Entre las actuaciones llevadas ya a cabo, destaca la ampliación de la terminal ferroviaria, dentro de su apuesta por la intermodalidad. Los trabajos desarrollados posibilitaron triplicar la superficie destinada a estos flujos, que pasó de 14.000 hasta los 42.000 metros cuadrados, así como ampliar en 100 metros las cuatro vías ferroviarias hasta los 550 metros.

La hoja de ruta incluía la demolición de un almacén de 8.000 metros cuadrados y posterior acondicionamiento del espacio para la parametrización de un nuevo patio dedicado exclusivamente a esta actividad, denominado ‘Megablock’, con capacidad diaria para 3.000 TEUs. Tras el proceso de verificación y rodaje, se desmantelaron las grúas antiguas, que han sido sustituidas por las dos grúas ARMG de última generación, que “mejoran la eficiencia operativa de los trenes en un 45 por ciento”, según destacaron desde la estibadora. Y es que, “además de su automatización, permite leer distintas referencias, ajustarse a cada tipología de tren y atender distintas composiciones y vagones”, añadieron las mismas fuentes.

EL CONTENEDOR REPUNTA

El tráfico de contenedores, uno de los más afectados por la crisis sanitaria y la huelga de los estibadores, entre octubre y diciembre del pasado año, empieza a repuntar, aunque el ritmo de recuperación está siendo lento. En septiembre, la dársena movió 43.719 TEUs, lo que supone un crecimiento del 6,5 por ciento. De este modo, el acumulado anual se sitúa en 406.013 TEUs, un 2,1 por ciento menos que en 2020, año en el que este tráfico cayó un 22,7 por ciento, y un 14,5 por ciento por debajo de los niveles prepandemia.

LegalCookiesCondicionesSuscripcionesContactoNosotros

Todos los derechos reservados Industria y Comunicación S.A.