Carrera de vallas, carrera de obstáculos

Los fondos europeos se han convertido en una obsesión para todos los actores económicos.

Sección:
Opinión

Se ha desatado estos días una carrera por acceder a los famosos fondos Next Generation. Cómo calabazas por Halloween, están apareciendo de repente numerosos expertos por todas partes que tratan de prescribir los proyectos más adecuados. Las empresas están un poco desconcertadas, porque nunca se ha hablado tanto de subvenciones sin que nadie sepa en qué ventanilla hay que presentarlas. Es como si hubiese sonado el disparo para empezar a correr, y todos hayamos salido corriendo a gran velocidad, para una carrera de vallas. No tenemos claro si es de 60, 100 o 400 metros, porque no está claro si había que llegar al 15 de octubre, a diciembre o a abril. Lo que si parece claro es que hay vallas que saltar, porque en algún momento habrá cribas, y todos los proyectos no llegarán a la ansiada meta…

Por una parte, parece que se pueden presentar Macro Proyectos Tractores (al menos así lo explica la CEOE, MPTs es la nueva sigla de moda). También parece que las convocatorias que tengan que ver con digitalización, eficiencia energética, transición ecológica y resto de palabras esdrújulas, tendrán más dinero en 2021. Y luego habrá licitaciones públicas en temas que tengan que ver con estas cosas. Vamos descubriendo que más que una carrera de vallas (todas son de velocidad y distancias cortas), igual nos estamos enfrentando a una carrera de obstáculos… En el colegio yo entrenaba en el equipo de atletismo en la prueba de 3000 obstáculos. Yo era muy malo, y además conmigo en el equipo estaba el campeón de España, un fenómeno de la naturaleza que luego ha sido campeón de Europa en pruebas de fondo de veteranos… Así que yo siempre estaba en el banquillo. Pero recuerdo la dureza de la competición, entrenando, y las pocas veces que me tocó como titular. Corríamos con zapatillas de clavos prestadas que nos dejaban justo antes de correr (eran otros tiempos, a nadie se le hubiera ocurrido comprarlas). Varias vueltas, 28 saltos del obstáculo (a casi un metro del suelo), y siete saltos de fosa. La fosa era un charco de más de tres metros de longitud que en la parte profunda ‘cubría’ 0,7 metros. Era prácticamente imposible saltar sin pisar el agua, a pesar de que te dabas impulso pisando el obstáculo. Así que desde el primer salto de fosa corrías con las zapatillas empapadas… Sin duda, era una prueba de resistencia, que nada tiene que ver con el ‘sprint’ explosivo de una carrera de vallas...

“Los Fondos europeos se acabarán pareciendo más a una prueba de fondo y obstáculos que a una de velocidad”


Tiendo a pensar que esto de los Fondos europeos se acabarán pareciendo más a una de estas pruebas de fondo y obstáculos, que a una de velocidad. Bueno, en general he ido descubriendo que todo en la vida se parece más a las carreras de obstáculos que aprendí a correr cuando era joven. Porque no bastará con entrar en las listas. Tiene pinta de que Europa va a mirar con lupa los proyectos, antes de aprobarlos, y después, cada seis meses (parece que ese es el plazo con el que se sucederán las auditorías)… Se han aprobado fondos públicos extraordinarios, pero las reglas de juego serán las ordinarias. El régimen de ayudas de Estado es complejo y, además, la jurisprudencia ha ido matizando yaclarando las disposiciones contenidas en el Tratado. El principio es muy simple: “Salvo que los Tratados dispongan otra cosa, serán incompatibles con el mercado interior, en la medida en que afecten a los intercambios comerciales entre los Estados miembros, las ayudas otorgadas por los estados o mediante fondos estatales, bajo cualquier forma, que falseen o amenacen falsear la competencia, favoreciendo a determinadas empresas o producciones”. Su aplicación, a ratos, es un auténtico laberinto… Cuando leo y escucho a todos los “aprendices de brujo” que se han lanzado aprovechando la temporada de calabazas a asesorar a las empresas en esto del Next Generation, me pregunto cuántos de ellos habrán conocido (sufrido quizá sea una expresión más adecuada) una auditoría de los viejos Fondos FEDER, o de los proyectos del Horizon (el tema de los proyectos de I+D+i, daría para un capítulo aparte…). Si vas a correr, piensa bien si vas a ponerte zapatillas de clavos largos de los que usan los velocistas, o vas a necesitar las que usan los corredores de fondo (ya sabes que las zapatillas sin clavos se llaman también “voladoras”, y para pruebas de fondo a veces son preferibles). Sean pruebas de velocidad o de fondo, es importante no lesionarse, y saber que siempre hay oportunidades si estás en forma, y quieres seguir compitiendo. Las ayudas públicas pueden ayudar a pasar el trago de estos próximos meses complicados, pero nunca una empresa ha sobrevivido mucho tiempo si pone su foco en las subvenciones…

El mercado, por complejo y difícil que se haya puesto, sigue siendo la única meta…

Para seguir leyendo, suscríbase a Empresa XXI

básico

0€
/mes

3 números de Empresa XXI

3 versiones digitales

QUIERO SUSCRIBIRME
** A elegir por el suscriptor.
No incluye Quién es Quién en la Economía Vasca

business

7€*
/mes

21 números de Empresa XXI

21 versiones digitales

QUIERO SUSCRIBIRME
* Facturable 84 € IVA incluido / Año
** A elegir por el suscriptor.
No incluye Quién es Quién en la Economía Vasca

PREMIUM

13€*
/mes

21 números de Empresa XXI

Todas las versiones digitales

QeQ en la Economía Vasca

Todos los suplementos

Precio garantizado por 3 años

QUIERO SUSCRIBIRME
* Facturable 153 € IVA incluido / Año

basic

$12
month

Cloneable Content

Beautiful Templates

Detailed Guides

Get Started

business

$32
month

Cloneable Content

Beautiful Templates

Detailed Guides

Expert Support

Get Started
* Billed as $420 yearly

Professional

$79
month

Cloneable Content

Beautiful Templates

Detailed Guides

Expert Support

Communities & Groups

Inspiration & Jobs

Get Started
Tags:
No items found.
Guillermo Dorronsoro

Profesor de Innovación, Economía, Empresa y Estrategia Deusto Business School